CON CORAZÓN SALESIANO

Hoy celebramos una devoción tan querida por Don Bosco y por la tradición salesiana: el Sagrado Corazón de Jesús. Escuchemos al mismo Don Bosco, en las Buenas Noches del 3 de junio, vísperas de la fiesta del Sagrado Corazón: “Mañana, mis queridos hijos, celebra la Iglesia la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Es preciso que también nosotros procuremos honrarlo con gran diligencia (…) Algunos de Ustedes querrán saber el significado de esta fiesta y por qué se honra de una manera especial al Sagrado Corazón de Jesús. Les diré que esta fiesta pretende celebrar con un recuerdo especial el amor que Jesús manifestó a los hombres. Fue extraordinariamente grande el amor que Jesús nos tuvo en su encarnación y en su nacimiento, durante su vida y predicación, y particularmente en su pasión y muerte. Y como la sede del amor es el corazón, por eso se venera el Sagrado Corazón, como el término que sirvió de horno de este inconmensurable amor. Este culto al Sacratísimo Corazón de Jesús, esto es, al amor que Jesús nos demostró, existió en todos los tiempos y siempre”. (MB, Volumen 11, p. 216).

El primer sucesor de Don Bosco, el beato Miguel Rúa, consagró al Sagrado Corazón la Congregación Salesiana el 31 de diciembre de 1899.