EL CONSEJO DE OBRA

Todas las Obras Salesianas tendrán un Consejo Local.

1. Naturaleza

El Consejo de la Obra es el organismo que anima, coordina y gobierna la Obra Salesiana mediante la reflexión, programación y revisión de esta, bajo la última autoridad: el director de la Obra. Compartecon el director la responsabilidad en la elaboración e implementación del PEPSAL, así como sobre las grandes decisiones a adoptar.

Con este fin el Consejo reflexiona sobre la situación comunitaria, estudia las directrices administrativas, educativas y pastorales oportunas para los distintos campos de acción, y se siente directamente implicado y corresponsable en todos los campos de la actividad. Es un espacio de carácter consultivo y deliberativo.

En el caso de las obras donde reside una comunidad religiosa, el Consejo de la Obra se diferencia del Consejo de la Comunidad Salesiana, y no tiene ninguna incumbencia en la vida interna de la comunidad religiosa.

2. Perfil

Para ser designado como miembro del Consejo Local, se requiere que las personas tengan:

• Clara conciencia del PEPSAL.

• Formación y experiencia en la espiritualidad salesiana.

• Sentido de pertenencia a la Iglesia local y a la Inspectoría.

• Voluntad de comunión y colaboración con las diversas autoridades de la Obra y con los diferentes grupos de la Familia Salesiana que tienen alguna relación con esta.

3. Funciones

El director general convoca y preside las reuniones, y necesita la mayoría simple de los votos para:

• Aprobar modificaciones definitivas en el PEPSAL.

• Avalar proyectos de nuevas experiencias y cambios sustanciales en la orientación y/o estructura de la Obra, antes de elevarlos para su aprobación al inspector y su Consejo.

• Aprobar el presupuesto y el balance de la Obra.

• Emprender obras edilicias nuevas, proyectos de inversión o reformas, y adquisición de bienes, especialmente lo que necesite la aprobación del padre inspector y su Consejo.

• Emitir su parecer sobre la propuesta del equipo evaluador en el proceso de selección de candidatos a ocupar cargos directivos, llevado a cabo por el Equipo Inspectorial de Escuelas (EIE).

• Aprobar el nombramiento de los animadores con responsabilidad general en los distintos campos de acción, como así también su remoción.

• Informarse y reflexionar sobre:

* Los nuevos proyectos educativo-pastorales que se desean implementar.

* Los criterios para la designación del personal cuya competencia es de nivel local.

* La marcha educativo-pastoral de los diversos campos/ sectores de la Obra.

* Los procesos y propuestas formativas a animar en la CEP.

* La administración de la Obra y su situación económica (cfr. Directorio de economía).

* Los criterios en la disposición de bienes y la corresponsabilidad y solidaridad con las otras Obras Salesianas.

* Toda situación relevante que afecte al conjunto de la Obra.

4. Composición

La composición del Consejo de la Obra es flexible y adaptable a las diversas necesidades de la Obra. Su número debe ser impar, y contar con, al menos, cinco miembros. En caso de ausencia de algún miembro, el director desempata con doble voto.

Son miembros de derecho:

• El director general.

• El vicedirector general (donde hubiere).

• El/los salesianos consagrados nombrados por el padre inspector.

• El representante legal (si fuese distinto del director general).

• El administrador de la Obra.

• El coordinador de pastoral de la Obra (donde hubiere).

Además de los miembros de derecho, el Consejo de Obra tendrá un número de animadores/educadores que cumplan con el perfil antes descripto. Normalmente no superarán el número de tres.

5. Discernimiento, designación y duración

El director de la Casa conduce junto al  COCEP (u organismo análogo) el proceso de discernimiento y propone al inspector y su Consejo un listado de candidatos mayor al número de miembros a designar.

Los integrantes del Consejo de la Obra son designados por el inspector y su Consejo.

Normalmente permanecen en el Consejo por tres años,  y es deseable la renovación parcial con el fin de garantizar la continuidad del proyecto local aun cuando se designe un nuevo director. 

6. Funcionamiento

El Consejo de la Obra es convocado al menos una vez al mes y es presidido por el director general, quien notificará con anterioridad el orden del día y se encargará de levantar acta, que será firmada por todos los miembros del Consejo para luego guardarse en el archivo de la Obra. (cfr. RG, art. 180).

En el análisis de los diversos temas y en la consiguiente toma de decisiones, privilegiará los criterios y procesos propios del discernimiento comunitario, antes que la mera elaboración de consensos y/o votaciones.

El inspector o quienes en su nombre realizan las visitas canónicas verificarán el funcionamiento del Consejo, así como sus actas.

Corresponde al director informar a los consejeros sobre las decisiones de interés común. (Cfr. RG. 180). Puesto que el director es el primer responsable de la vida de fe, de las actividades apostólicas y de la administración de los bienes en la Obra -sin menoscabo del estilo de diálogo y corresponsabilidad que inspira el presente documento-, se le otorga el derecho de someter a veto aquellas determinaciones del Consejo Local que puedan contradecir la identidad carismática.