El espíritu de familia lo hacemos juntos

La situación actual de aislamiento preventivo se nos presenta como Casa Salesiana, un escenario que nos desafía a repensar cómo caminar junto a nuestros niños, niñas y jóvenes. Don Bosco llamaba “espíritu de familia” al “ambiente educativo” que reina en las casas salesianas. Éste “espíritu de familia” se genera gracias a los vínculos de familiaridad,  de acompañamiento a los jóvenes, entendido como un trabajo comunitario vivido en toda nuestra obra. 

En estos tiempos donde se suspendieron las clases y debemos  desarrollar nuestras tareas desde la casa, debemos proponernos nuevas formas de encuentro  y acompañamiento que fortalezcan y mantengan vivo estos vínculos. Los educadores trabajan sobre diferentes herramientas para  mejorar y complementar el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera virtual. La virtualidad, nos despoja del espacio físico y del vínculo fundamental en la formación de nuestros alumnos. Y además,  muchas veces nos desafía a los adultos a caminar y acompañar por un territorio donde los jóvenes son los que se sienten más cómodos y seguros. Desde la animación de la casa queremos invitar a toda la familia salesiana a trabajar juntos para seguir viviendo nuestro “ambiente educativo” en cada uno de nuestros hogares.  

La invitación de nuestro Rector Mayor de ser “buenos cristianos y honestos ciudadanos” es un llamado a no ser indiferentes, nos invita a toda la familia salesiana a “educarnos y educar a nuestros jóvenes en la ciudadanía y en el compromiso social”. Hoy la realidad nos insta a bregar por la salud de todos y por la educación.  el estilo de educar y acompañar que proponemos es el estilo de Jesús, quien educa a través de su comportamiento, su testimonio, sus gestos, sus palabras… ¡Es el tiempo de acompañar, escuchar, y testimoniar! como padres, hijos, docentes, alumnos y ciudadanos desde nuestros hogares.Y a nuestros “chicos y chicas, pibas y pibes” les dedicamos un párrafo aparte, es un tiempo de ser paciente, nuestro mejor accionar es estando en casa, conscientes que de ésta  manera nos cuidamos todos. Ayudemos a nuestras familias, en especial a los más grandes, cumplamos con nuestras tareas, utilicemos responsablemente las redes y tengan siempre presente el pedido de Francisco “por favor, no dejen que otros sean los protagonistas del cambio. Ustedes son los que tienen el futuro (…) sean luchadores por el bien común”. La responsabilidad es de cada uno de nosotros. #YoMeQuedoEnCasa   #AnimándonosEnCasa