PROMOCIÓN 1990 Y EL LEGADO SALESIANO

El espíritu del alumno y ex alumno salesiano, trasciende los años, las distancias, las fronteras. Siempre hay ganas de ayudar y cuando nos juntamos todos podemos generar grandes gestos de amor y amistad.

Reflejando y encarnando nuestro carisma, este gesto es una muestra de el salir al encuentro del otro, dejar de pensar en nosotros mismos y ponernos en el lugar de la otra persona.

Saludamos esta iniciativa que refleja que #NosMueveLaEseranza en estos tiempos difíciles, a la vez multiplica el mensaje que Don Bosco tiene para nosotros, un mensaje de ser “buenos cristianos honestos ciudadanos”.