LA MISIÓN DE SANTA CRUZ

La jurisdicción de la Prefectura Apostólica de la Patagonia Meridional, abarcaba las actuales provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, las Islas Malvinas y demás islas existentes junto al Estrecho de Magallanes y todo el sur de Chile, colindante con la diócesis de Ancud. El Padre José Fagnano, no obstante haber sido designado titular de esta prefectura  hacia fines de 1883, culminó su gestión como superior en Carmen de Patagones en 1884, donde realizó una intensa labor evangelizadora.

Pero recién viajó a la Patagonia Austral el 31 de octubre de 1886, logrando enrolarse como capellán en una expedición a cargo de Ramón Lista, que partió de Buenos Aires en el Vapor Villarino, que comandaba Federico Spurr, y que arribó el 21 de noviembre a la Bahía de San Sebastián. Durante unos cuatro meses recorrió la Isla de Tierra del Fuego, evangelizando a numerosos aborígenes, que se acercaban amigablemente y escuchaban con gusto la doctrina. Ya de regreso en Buenos Aires, Monseñor Fagnano escribió sendas cartas al Arzobispo Aneiros y al Ministro de Culto Dr. Filemón Posse, con los datos de la expedición y detallando el plan de conquista espiritual, que incluía la construcción de dos colegios, asegurando las raciones para los indios y el pedido de unas 25.000 hectáreas para la misión.

La sede elegida para la nueva Prefectura Apostólica fue la ciudad de Punta Arenas (Chile), hacia donde se embarcó Fagnano el 12 de julio de 1887 junto con: el Padre Antonio Ferrero, el Clérigo Fortunato Griffa y el Coadjutor José Audisio. El 21 de julio de 1887 fijó su sede en Punta Arenas. El 16 de agosto de 1887 funda el Liceo Salesiano San José, el primero de los cuatro colegios de la congregación creados en Punta Arenas (Instituto Don Bosco, Liceo María Auxiliadora e Instituto Sagrada Familia). A partir de allí comenzó la impresionante y tremendamente fructífera labor apostólica de Monseñor Fagnano a cargo de la Prefectura Apostólica. Siendo inmenso el testimonio de las obras que llevó adelante.

Antes de esto, en el año 1885 en Buenos Aires, el primer Gobernador designado del entonces Territorio Nacional de Santa Cruz, Carlos M. Moyano encontrándose con Monseñor Cagliero, le expresó su deseo  de llevar un capellán. Cagliero aceptó, el deseo de Moyano le pareció providencial, pensando en los anhelos de Don Bosco. Así fue que propuso para el cargo al Padre José María Beauvoir. Pero cuando habló con él, se dio cuenta que temía ir solo. Cuando Cagliero le manifestó esto al gobernador, este le respondió si no tenía otro salesiano que entendiera de agronomía, recomendando entonces al Padre Angel Savio. El 22 de octubre de 1885 el Presidente Roca firma el decreto de nombramiento del Padre Angel Savio como Perito Agrónomo. Poco antes de salir, el Padre Beauvoir se echó atrás, ya que no habían puesto su cargo en el presupuesto, y en esas condiciones no se animaba a ir.

El 21 de noviembre de 1885 el Padre Angel Savio se dirigió a la Boca para embarcarse en el Vapor Villarino hacia el puerto de Santa Cruz, junto con los Coadjutores Fossati y Mandrino. Pero estando a bordo, se dio cuenta que Mandrino no tenía pasta para misionero y que no se llevaba bien con la gente, por lo cual lo hizo bajar y volver a Almagro.  A las 9:30 Horas del 22 de noviembre salieron con destino a Santa Cruz. El 26 de noviembre arribaron a Puerto Deseado, donde desembarcaron y permanecieron hasta el 28 de noviembre recorriendo el lugar y visitando a los escasos colonos que allí vivían.

 El 29 de noviembre de 1885 a las 9 Horas, arribaron al puerto de Santa Cruz, capital del nuevo Territorio Nacional. Anclaron frente al Cañadón de los Misioneros, donde estaba la casa de madera de la Gobernación. Al Padre Savio le dieron una pieza que también se usó como capilla, en la casa donde vivía el comisario de la colonia con su familia. Desde ese momento comienza su tarea como Perito Agrónomo oficial del Territorio, haciéndose cargo además de la Capellanía Religiosa Católica, en ausencia de su titular. El 1 de diciembre de 1885 celebró la primera misa. La población de la colonia estaba constituida por unas 140 personas, en su mayoría trabajadores de la gobernación, subprefectura, comandancia del puerto y comisaría de la capital. Los indios se encontraban más hacia el interior y se acercaban de vez en cuando a llevar sus mercancías y trocarlas por víveres y baratijas. El Padre Savio transcurrió esos primeros días, dando instrucción religiosa a la población, visitando familias, celebrando misas y dando los sacramentos y asesorándolos en el cultivo del campo. El Padre Angel Savio para llevar adelante su misión, realizó varias excursiones por ambas márgenes del Río Santa Cruz y por otros parajes de la región,  algunas a pie, otras a caballo y muchas veces en bote.

El 14 de febrero de 1886 el Padre Angel Savio fundó la “Escuela Salesiana” en Puerto Santa Cruz, fue la primera Escuela Primaria del Territorio. El Padre Savio se convirtió en el primer maestro de Santa Cruz.

El 20 de marzo de 1886 llegó a Puerto Santa Cruz el Padre José María Beauvoir, haciéndose cargo de la Capellanía del Territorio Nacional en su carácter de Capellán Titular. Se encargó especialmente de una mejor organización de la escuela. Además gestionó y consiguió que se destinara una pieza para uso exclusivo de la Escuela y otra para la Capilla. Por otra parte, comenzó a dar clases todos los días.

Antes del invierno de 1887 el Padre Angel Savio emigró hacia el norte por razones de salud, donde recibió de parte del Obispo otra destinación.

 


Seguir Leyendo